El gintonic perfecto, siempre con especias