Nuevas formas de alimentar a tus hijos pequeños

Especias en la alimentación de bebes

Nuevas formas de alimentar a tus hijos pequeños

En algún momento, entre los 4 y los 6 meses de edad, la dieta de tu bebé, que hasta ahora se limitaba a los líquidos, dará un paso hacia la comida sólida y los nuevos sabores.

Aunque cueste de creer, los bebés pueden tolerar muchos tipos de alimentos (hechos puré, por supuesto) antes de cumplir un año de edad. Estudios médicos recientes y una nueva forma de interpretar la comida para bebés están cambiando la forma de pensar de muchas mamás y expertos, y podrían revolucionar algunos esquemas tradicionales de la alimentación infantil. Y, en opinión de muchos, el resultado será que los niños crezcan más saludables.

Esto no quiere decir que debas dejar de ofrecer a tu bebé una alimentación a base de alimentos de sabor muy suave, como el cereal de arroz, la pasta, etc. Pero basar su nutrición en este tipo de comidas puede estar impidiendo que los pequeños obtengan nutrientes importantes y estemos criando generaciones de niños melindrosos para comer.

Con paladares tan poco dados a cambios en los sabores, no es de extrañar que los niños en edad preescolar rechacen los alimentos sanos y con sabores diferentes, y adoren en cambio los sabores salados y uniformes que les ofrecen los macarrones con queso, el pollo empanizado o las galletas de pececitos con sabor a queso.

Si te interesa saber cómo desarrollar el paladar de tu hijo a una edad más temprana, aquí encontrarás buenos consejos para lograrlo de forma saludable.

Atrévete con especias y condimentos

Mientras en muchas partes del mundo los bebés disfrutan de menús con sabores muy variados, en muchos países considerados desarrollados, como Estados Unidos, los niños se conforman con purés bastante aburridos. Y no existe ninguna prueba científica que respalde la decisión de alimentarlos así.

De hecho, los bebés que toman leche materna ya han comenzado la aventura de descubrir nuevos sabores: “La leche materna absorbe los sabores de lo que come la madre”, explica Susanna Block, pediatra del Swedish Medical Center de Seattle, en Estados Unidos, y propietaria de la compañía de alimentos infantiles World Baby Foods. Así que si amamantaste a tu bebé después de comer en un restaurante indio, tu bebé también estará disfrutando esos sabores diferentes. “Pasar de beber una leche materna rica en sabores a los alimentos procesados es como dar un paso atrás” añade la pediatra.

Añade un poco de romero al puré de calabaza, anima el pollo con comino y dale un toque de pimentón y perejil al puré de patatas. Te sorprenderá la reacción positiva que puede tener tu pequeño.

Anímate a preparar tú misma la comida de tu bebé

Cocinar para tu bebé resulta muy fácil y práctico, aunque a algunas mamás les aterra la idea. No necesitarás un equipo sofisticado, y en poco tiempo puedes dejar comida preparada para más de una semana.

Preparar comida para tu bebé puede ser tan fácil como machacar una banana o un aguacate y añadir un poco de condimento, o bien hacer un puré con un poco de ajo, o cocer vegetales al vapor con especias, y hacer un puré con ellos. Si no te apetece o no tienes tiempo de preparar comida especial para tu bebé, no te preocupes porque él puede comer lo mismo que tú.

“Nos encantan los molinillos para comida,” explican Aviva Pflock y Devra Renner, autoras del libro Mamá culpable. Aprenda a preocuparse menos, concéntrese en lo más importante y críe hijos más felices. En este libro, recomiendan que hagas puré tu propia comida (dando por sentado que comes de forma saludable) hasta obtener la consistencia adecuada para tu bebé. “Tu pequeño se acostumbrará a tu forma de cocinar y no tendrás que ir buscando comida o recetas especiales para bebés”.

Desde luego, los tarros de comida infantil comercial existen por alguna razón. A lo mejor no te gusta cocinar o tu horario es demasiado apretado para hacerlo. “Las compañías de comida comercial infantil se han esforzado en mantener los alimentos libres de contaminantes, sal, azúcar o almidón modificado,” explica la dietista Eileen Behan, autora de The Baby Food Bible (La Biblia de la alimentación infantil).

Pero lee bien la etiqueta. Según opinan los dietistas, cuantos menos ingredientes contenga un tarro de comida para bebé, mejor. En lugar de comprar un tarro de pollo con fideos, es mejor mezclar un tarro de pollo con la pasta que come la familia. De esta forma te aseguras de que tu bebé come una buena porción de pollo, y no sólo pasta.

¿Esperar a introducir ciertos alimentos puede evitar una reacción alérgica?

Los expertos suelen recomendar no dar alimentos que puedan causar alergias a los bebés hasta que cumplan un año, o alimentos capaces de causar problemas gastrointestinales como dolores estomacales, gases, etc. Esto destierra una larga lista de alimentos como huevos, frutos secos, cacahuates, pescado y mariscos desde el principio.

Y, sin embargo, la Academia estadounidense de pediatría reconoció en un informe publicado en el año 2008 que no existen investigaciones científicas que apoyen tanta cautela. “No se ha demostrado que retrasar la introducción de estos alimentos pueda evitar que se produzca una reacción alérgica a los mismos”, afirma el pediatra Frank Greer, ex presidente del comité de nutrición de la AAP.

Pero en algunos casos, es aconsejable esperar. Greer matiza que si tu bebé muestra signos de alergia, como un eccema, a la comida o a cualquier otra cosa, debes consultar con su pediatra para que te indique cuándo es aconsejable introducir aquellos alimentos que podrían desencadenar una reacción alérgica. Y deberás proceder con más cautela todavía si existen antecedentes de alergias o asma en tu familia. Aunque algunos expertos piensen que retrasar la introducción de algunos alimentos no evitará que se produzca una reacción alérgica, es mejor consultar antes con el médico.

Por supuesto, depende de ti el querer o no querer dar a probar a tu bebé alimentos que pueden causar alergia, y algunos profesionales de la salud se muestran reacios a ello. “Como madre, elegí no darle a mi bebé alimentos que pudieran producir alergias durante, al menos, su primer año”, comenta la doctora y dietista Christine Gerbstadt, portavoz de la Asociación Dietética Estadounidense (ADA, por sus siglas en inglés).

Existen muchos alimentos interesantes sin alergenos potenciales, así que, de un modo u otro, puedes darle a tu hijo alimentos muy variados. Las ideas sobre lo que debes darle para comer a tu hijo pueden estar cambiando, pero muchas de las recomendaciones convencionales para alimentar a los bebés son todavía muy válidas y deben tenerse en cuenta.

 

 

Share this post